ULTIMO MOMENTO

 +5491127678781

miércoles, 19 de Septiembre de 2018
  • SDW
  • SDW
  • image
Tenemos 27779  visitas y 490  usuarios registrados en línea
SI LAS ELECCIONES FUERAN HOY, A QUIEN VOTARIAS COMO INTENDENTE DE CALETA.
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

"El rebelde esperanzado" Osvaldo Bayer, el "gringuito" que terminó contando la Argentina como pocos

29/06/2018 13:22

Un nuevo libro repasa la infancia, formación y obra de uno de los escritores más grandes del país.

¡Alemán, culo de pan!

Cuando escuchó el apodo, se puso mal. Se enojó mucho, pero fue después que entendió qué era lo que más le molestaba: que considerasen que no era argentino.Osvaldo Jorge Bayer nació el 18 de febrero de 1927 en Argentina, y su apellido original era “Payr”. Sucede que cuando su abuelo llegó al país, se cansó de que lo escribieran mal. “Bayer, como las aspirinas”, dijo en el Registro Civil de la Ciudad de Buenos Aires y los Territorios Nacionales.De chico le decían Oswald, cosa que nunca le gustó por las mismas razones. Lo hacía sentir demasiado extranjero.De chico le decían Oswald, cosa que nunca le gustó por las mismas razones. Lo hacía sentir demasiado extranjero.

A la izquierda, la familia Bayer. Osvaldo es el más chico, entre el padre y la madre. A la derecha, los hermanos Bayer con un amigo,
en Santa Fe. Osvaldo es el segundo desde la izquierda. (Gentileza Osvaldo Bayer)

A la izquierda, la familia Bayer. Osvaldo es el más chico, entre el padre y la madre. A la derecha, los hermanos Bayer con un amigo, en Santa Fe. Osvaldo es el segundo desde la izquierda. (Gentileza Osvaldo Bayer)

Ya desde pequeño mostraba interés por la cultura. Le gustaba tocar el piano, y pasaba tardes leyendo en familia los domingos, rodeado de una pila de libros en alemán. Su hermano Rodolfo, “un segundo padre”, lo llevó una vez a una biblioteca popular del barrio de Belgrano, en La Pampa y Vuelta de Obligado, y allí empezó a perfilar sus intereses.

Considerado uno de los historiadores y escritores más importantes de la cultura popular y el anarquismo en Argentina, tuvo varios trabajos antes de dedicarse a las letras. Llegó a ser, incluso, bañero en el club Comunicaciones y aprendiz de timonel.

Más tarde, junto a Rodolfo Walsh y Rogelio García Lupo, conformó la tríada de periodistas e intelectuales formados bajo el primer peronismo y durante las interrupciones democráticas posteriores al 55. Los tres, a su modo, construyeron una forma nueva de ejercer el oficio para revisar la historia y cuestionar, mediante sus investigaciones, a los poderes de turno.

Bayer, en la Mesa de Redacción de Clarín. La foto salió publicada en el suplemento aniversario de los 25 años del diario, el 28 de agosto de 1970. Frente a Osvaldo, el secretario general de Redacción, Carlos Gelmi. (Diario Clarín)

Bayer, en la Mesa de Redacción de Clarín. La foto salió publicada en el suplemento aniversario de los 25 años del diario, el 28 de agosto de 1970. Frente a Osvaldo, el secretario general de Redacción, Carlos Gelmi. (Diario Clarín)

“La historia de Osvaldo Bayer es la historia de la Argentina. En todo momento tuve presente que no sólo estaba reconstruyendo la vida de uno de los periodistas e intelectuales más importantes de la historia contemporánea, sino que también recorría los distintos hechos históricos del país”, cuenta a Clarín el periodista Germán Ferrari, quien ordenó en un libro la vida de una de las grandes figuras del siglo XX argentino.

Bayer saltó a la cultura popular con su investigación sobre el anarquista Severino Di Giovanni, y empezó a tener más reconocimiento masivo con la película La Patagonia rebelde.

Aquí, Ferrari -quien también es docente y ha escrito varios libros- repasa los principales conceptos de El rebelde esperanzado(Sudamericana, 528 páginas, 549 pesos), un libro al que le dedicó dos años de trabajo, pero que incubó desde hace muchos años: “Cuando estudiaba periodismo tenía carpetas con artículos. Allí nació una llamada ‘Osvaldo Bayer’, con muchísima información”, cuenta.

Así retrató a una de las personalidades que más defendió los derechos humanos en la Argentina.─¿Cómo era Schwaz, el pueblo de los abuelos paternos de Bayer? ¿Dónde se instalaron en Argentina?

─Schwaz es un pueblo del Tirol austríaco, en el que se habla alemán. Es un paisaje muy distinto al de Colonia, Humboldt, en el centro de la provincia de Santa Fe. Allí se instalaron los abuelos paternos de Bayer y nacieron sus padres. Si bien en Humboldt predominaban los alemanes, también había inmigrantes de otras zonas de Europa.

Su abuelo fue muy importante para la familia Bayer, según contás en el libro. ¿Por qué?

─Josef Georg Payr era un herrero que empleaba su oficio en la agricultura. Bayer no lo conoció, pero admiraba su espíritu rebelde, de acuerdo con la descripción del relato familiar. Según cuentan, Josef propuso a las autoridades santafesinas construir dos mil arados para sembrar la Pampa. Estaba convencido de que así podría “alimentar al mundo”.

La inmigración alemana a la Argentina tuvo 5 etapas: antes de 1870, de 1870 a 1914, de 1918 a 1933, de 1933 a 1940 y luego de 1945. Los primeros Bayer llegaron en 1891.

─¿Cuáles eran sus pasiones de chico, además del piano y la lectura?

─Jugaba al fútbol con los chicos de su barrio, Belgrano. Era simpatizante de Colón de Santa Fe y luego de Rosario Central, e iba seguido al por entonces recién inaugurado estadio de River. También había aprendido a jugar al ajedrez. En la niñez se despertó también su pasión por la escritura y recuerda que llegó a escribir un cuento largo con la historia de Tizón, un niño hijo de esclavos durante el Buenos Aires colonial. Luego, ya de adolescente, descubriría la poesía.

Junto a Marlies Joos, su esposa. (Gentileza Osvaldo Bayer)

Junto a Marlies Joos, su esposa. (Gentileza Osvaldo Bayer)

─Fue fervientemente antinazi, en un ambiente donde la comunidad alemana instalada en Argentina apoyaba al nazismo. ¿Cómo se movió con esta idea en los ambientes que frecuentaba?

─En ese barrio de Belgrano había “porteños bien porteños”, pero la colonia alemana era numerosa. Bayer calculaba que podía dividirse en un 80 por ciento de nazis o, al menos, seguidores sin cuestionamientos de la política fijada por la Embajada alemana en Buenos Aires. Un 15 por ciento era antinazi, entre ellos su padre, un socialdemócrata. Después había un bajo porcentaje de católicos de Baviera y los restantes eran “locos totales”, como Roberto Arlt.

─Eso cuenta un poco su novela Rainer y Minou.

─Claro, está la relación entre los distintos sectores. Allí cuenta que una vez, sin saberlo, fue al Club Alemán, un reducto nazi, junto con sus hermanos, por invitación de un amiguito alemán, justo el día del cumpleaños de Hitler, donde se habían preparado espectáculos para chicos, pero también un festejo nacionalsocialista.

El libro recorre la “Década Infame”, el anarquismo, los peronismos, el exilio, las dictaduras y la vuelta a la democracia: Bayer vivió casi todo el siglo XX y hoy tiene 91 años

 
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image
  • image

InfoSUR en Twitter

Copyright Info Sur Caleta Olivia © 2017 Todos los Derechos Reservados.